EMPRESAS

Saber elegir y catar un vino en una comida de negocios puede contribuir a crear una primera impresión inmejorable ante tus clientes o socios, mostrando seguridad, cultura, refinamiento y buen gusto. Además, el aprendizaje en materia de cata puede ser la mejor recompensa para tus empleados. ¡Sorpréndelos con una actividad diferente!

Se trata de un curso básico de cata centrado en el vocabulario para describir un vino, la interpretación de las cartas y etiquetas de vino y nociones básicas de maridaje. El objetivo final: conocer las bases para poder elegir un vino en un restaurante en función de la comida que lo acompañe, y poder valorarlo y comentarlo adecuadamente. De esta forma aumentamos nuestra seguridad, mejoramos nuestra imagen, y disponemos de un tema de conversación para romper el hielo. Sencillo, ¿verdad?